Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Herramientas Personales

Comunicación

Noticias de actualidad

El Parlamento de La Rioja cambia su obsoleto sistema de calefacción por uno más eficiente y menos contaminante

El sistema de caldera de gasoil actual data de 1984, y está siendo sustituido estos días por otro de gas natural, lo que supondrá un importante ahorro económico y una considerable reducción de emisión a la atmósfera de gases contaminantes

13/01/2021

En la presente legislatura el Parlamento de La Rioja está poniendo en práctica numerosos cambios estructurales encaminados a una mayor eficiencia energética, y a conseguir menor consumo de recursos, logrando al mismo tiempo ahorros económicos importantes para la institución.

Esta misma semana han comenzado a ejecutarse las obras de modernización del antiguo sistema de calefacción térmica por caldera de Gasoil. Unas obras que en esencia suponen la eliminación de equipos obsoletos que con una antigüedad de 36 años presentaban numerosas averías, fallos de servicio y unos elevados costes de mantenimiento. Sistemas altamente contaminantes y alejados de la necesaria eficiencia energética.

Unas obras que fueron adjudicadas en noviembre de 2020, tras el preceptivo proceso de licitación pública a la empresa IMS 2020 SOLUCIONES DE ENERGÍA, SL.  por un importe de 56.079 euros con el IVA incluido, y que van a suponer la sustitución de un sistema basado en el consumo de Gasoil, que en los últimos tres años había ascendido a una media de 11.931 litros/año, implicando un gasto anual -solamente en combustible- de 8.200 euros.

Con el nuevo sistema de calderas de gas natural, se garantizará una mejora en la eficacia de la combustión de al menos un 12%. Al mismo tiempo se solucionará la existencia de un depósito de gasoil que enterrado en la vía pública incumple la actual normativa urbanística.

Todas las actuaciones a desarrollar se adecuarán de forma estricta a las nuevas normativas vigentes en la materia. 

Si importante es la mejora en la eficiencia energética, el cambio de combustible supone una disminución de emisiones de Co2 (de un 18% menos del gas natural frente al gasóleo) así como de otros gases altamente contaminantes, tal es el caso del dióxido de azufre (con un nivel de emisión 150 veces menor), óxido de nitrógeno (2,5 veces menor), y disminución también en las emisiones de metano al tiempo que se  garantiza la ausencia de partículas sólidas emitidas a la atmósfera, como hollines, humos, etc.

El consumo anual de combustible se verá reducido en el equivalente a 1,40 Toneladas de petróleo.

Así mismo, el desarrollo de estos cambios en el sistema de calefacción del antiguo Convento de la Merced, va a reportar un importante ahorro económico a las arcas públicas, ya que, según los cálculos técnicos estimados, se calcula que el cambio de todas estas infraestructuras supondrá un ahorro anual de más de 3.500 euros en combustible, al que sumar el ahorro en el consumo eléctrico.